METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN
InvestigacionSocial  
 
  Análisis Cualitativo 18-12-2017 03:00 (UTC)
   
 

 

El presente trabajo, corresponde a la Evaluación Investigativa que se le realizó al Proyecto Educativo implantando en 1990 con características de experimental, la misma fue enfocada a constatar los resultados que se han obtenido desde la puesta en práctica del proyecto "Renovemos la Escuela Básica Rural", hasta los actuales momentos, en pro del mejoramiento de la calidad enseñanza - aprendizaje que se imparte en el medio rural del Municipio Junín. Tomando para ello, la concepción dada en el Diseño Curricular del Proyecto, con la realidad encontrada en las escuelas que se ejecuta este nuevo intento por mejorar la educación rural. Esta evaluación, se enmarca dentro del enfoque del Estudio de Caso Cualitativo cuya metodología, se basó en la observación participante, la entrevista en profundidad y el análisis de documentos; utilizadas, como técnicas para la recolección de la información en los escenarios donde se ejecuta el proyecto renovemos. Para el análisis de los datos, se utilizó el método de unidades de información que finalmente generaron seis categorías (conceptualización del proyecto, planificación llevada a cabo, capacitación y supervisión en el proyecto, integración escuela - comunidad didáctica de la acción educativa, intercambio de experiencias educativas), propuestas por Lincoln y Guba (citados por Parra de Chopite, 1995). La validez y la confiabilidad, fue fortalecida por la triangulación de la información, dada por Denzin (citado por Parra de Chopite), quien ofrece cuatro formas de triangular la información recogida a través de : docentes, alumnos, representantes, profesores chilenos, estudiante de la especialidad en rural, profesor del Departamento de Práctica Profesional de la UPEL, y documentos). Finalmente, se pudo determinar que el "Proyecto Renovemos la Escuela Básica Rural", tal como esta concebido, no se está aplicando en la ejecución; por lo tanto los resultados esperados, en "transformar" las instituciones educativas del sector rural en verdaderas agencias de cambio al servicio de
 

 
 

 

 

                        
ATAJOS-INTERCAMBIO 
 

 

 

 

 
 
   
 
 
 

Arteología / Indice / Glosario  
Análisis cualitativo

 

El punto de partida del análisis cualitativo
Por investigación cualitativa entendemos estudios que proporcionan una descripción verbal o explicación del fenómeno estudiado, su esencia, naturaleza, comportamiento, en contraste con la exposición ofrecida en la investigación cuantitativa: cifras. La investigación cualitativa es corriente en las ciencias humanas, mientras que en las ciencias naturales la tendencia es a favor del enfoque cuantitativo. No obstante, muchos fenómenos pueden ser estudiados con cualquiera de ambos métodos, o con ambos, y es al investigador a quien corresponde elegir.
A veces  el análisis puede estar basado en un modelo teórico anterior que tal vez pueda ser tratado en una hipotésis que pongamos a prueba. La presencia o ausencia de tal modelo afecta en gran medida al proceso lógico de análisis. A este respecto hay tres alternativas principales:

investigación exploratoria,
investigación con miras a la amplición o depuración de un modelo anterior, y
investigación para probar hipótesis (escasa en investigación cualitativa).

Investigación exploratoria
Cuando se comienza un proyecto de investigación, tenemos que tener al menos una idea preliminar de nuestro objeto de estudio y de su contexto. Durante el proyecto de investigación exploratoria estos conceptos incipientes mejorarán gradualmente.
Muchos objetos pueden ser mirados desde varios puntos de vista diferentes; debemos elegir nuestro punto de vista y explicar cómo "entendemos" el objeto. Esto no significa que tengamos que empezar nuestro trabajo por clarificar la esencia de nuestro objeto de estudio, es decir: lo que el objeto es realmente. En lugar de eso, debemos intentar contemplar y clarificar cómo vemos el objeto, ya sea posible por ejemplo que sea definido en un micronivel como resultado de instintos individuales, móviles y experiencias, o quizás en un macronivel como una expresión de desarrollo en sociedad.
Los investigadores han definido y estudiado, por ejemplo, el concepto de "belleza" de forma alternativa como un atributo de los objetos, como un atributo de la percepción o como una propiedad de Dios. (
Ejemplos.)
El progreso de un proyecto de estudio se hace más fácil en cuanto hemos definido nuestro problema. Tras esto, vamos a necesitar reunir sólo aquel conocimiento empírico relacionado con el problema; esto nos permitirá minimizar el material que tendremos que analizar.
Sin embargo, a veces es difícil definir a priori lo que es pertinente; es algo que sólo llega a serlo de forma manifiesta a través del análisis. Muchas veces necesitaremos reunir gran cantidad de material antes de definir el objetivo final de nuestro proyecto. En otras palabras, parte del material tal vez no será usado en el análisis final.
Obstáculos aparte, debiéramos centrarnos en definir el problema tan pronto como sea posible. La definición nos ayudará a seleccionar los mejores procedimientos y a reducir la cantidad de material que ha de ser procesado.
Raramente será posible dividir el estudio cualitativo en fases tan claras como las que son comunes en el trabajo cuantitativo. De acuerdo con Alasuutari (p.22), en un análisis de hallazgos empíricos, se podrían distinguir dos fases, pero éstas se solapan. Estas fases serían:

simplificación de observaciones
interpretación de resultados (o "resolver el enigma")

En la fase de simplificación, el material es inspeccionado desde el punto de vista teórico del proyecto de estudio, y sólo los puntos pertinentes desde este ángulo se toman en cuenta. Los detalles que difieren de un individuo a otro de forma aleatoria se omiten o se ponen de lado de forma que las líneas generales de los datos puedan ser discernidas más fácilmente.
La segunda fase consiste en una clasificación de las observaciones: el investigador intenta ver si hay algún común denominador en los datos y procede a dar forma a una regla que gobierna todas las observaciones. Esta estructura general pudieran ser los rasgos típicos de un cierto individuo o la comparación o clasificación de individuos o casos, o tomar nota de su desarrollo. Todos estas aproximaciones al problema serán explicadas más tarde bajo los encabezamientos correspondientes.
"Resolver el enigma" no siempre significa contestar exactamente a aquellas preguntas que fueron formuladas en el comienzo del proyecto. A veces las preguntas más interesantes se encuentran al final de la investigación, cuando el investigador es un experto en el tema. Se suele decir que "los datos enseñan al investigador". En todo caso, el propósito final es extraer una invariancia o una estructura interesante a partir del material fuente.
Investigación sobre la base de una teoría anterior
Muchos de los problemas de la investigación exploratoria se pueden evitar si el investigador comienza con  un modelo, desarrollado en estudios anteriores, que usa como "hipótesis de trabajo". Durante el análisis, el investigador intenta ver si el material recogido es conforme al modelo o si debe corregir el modelo o buscar uno más apropiado.
Estudio basado en hipótesis
En estudios cualitativos raramente es posible formulas una hipótesis tan exacta que pueda ser rigurosamente verificada y potencialmente rechazada. En lugar de esto, cuando un investigador de cualidades habla de hipótesis, lo que suele querer indicar es a una hipótesis de trabajo, o una suposición que irá gradualmente reforzando o corrigiendo cuando el estudio avance. Si el investigador desea formular y probar apropiadamente una hipótesis cualitativa, la metodología es la misma que en el estudio basado en hipótesis de tipo cuantitativo. 
Análisis descriptivo cualitativo: una revisión de los métodos
El método para el análisis descriptivo cualitativo suele poder ser elegido de la tabla de abajo. Los métodos para estudios exploratorios están marcados con la letra X al final de cada columna, mientras que la M indica que el estudio debe estar basado en un modelo teórico existente ya en el punto de partida del estudio.
 

Estudio transeccional,
o investigación sin 
perspectiva temporal
El estudio concierne a 
un solo caso:
El estudio concierne a dos casos:
El estudio concierne 
un número de casos:
Investigación diacrónica, o Estudio histórico

La investigación normativa  se trata separadamente en Análisis normativo cualitativo.
Estudio de caso
En el estudio de caso, o monografía, estudiamos sólo un objeto o un caso. En consecuencia, los resultados que obtendremos permanecerán ciertos sólo en ese caso singular; es por lo que puede parecer que los resultados no serán muy útiles por no poder ser aplicados de modo inmediato a otros casos que podrían aparecer y requerir soluciones prácticas.
A pesar de esto, los estudios de caso se hacen en ocasiones y la razón típica para ello es que el objeto es tan complicado que el investigador debe centrar todas sus energías en el estudio del objeto singular para revelar sus múltiples atributos y relaciones complejas con el contexto.
Objetos típicos de estudios cualitativos de casos son los productos culturales, los artistas destacados, personas que están usando los artefactos, sus modos de vida y situaciones sociales típicas. Los puntos de vista relacionados con la selección de nuestro objeto se tratan bajo el epígrafe Delimitar la población de estudio.
En el estudio de caso, el investigador suele apuntar a adquirir la percepción más completa posible del objeto, considerándolo como una entidad holística, cuyos atributos podemos entender en su totalidad solamente en el momento en que examinemos todos simultáneamente, en otras palabras: el objeto como un todo.
Cuando el investigador comienza ahora a construir la visión descriptiva del objeto de estudio, la cuestión decisiva es si hay ya modelos que puedan ser usados como una base o punto de partida. A este respecto, los extremos son los dos siguientes:
  1. Estudio exploratorio de caso, y
  2. Estudio de caso sobre la base de una teoría anterior.
1. Estudio exploratorio de caso. La razón para no basar el estudio en un modelo o teoría previos puede ser:

No hay modelo teórico previo. El objeto de estudio difiere de todos los objetos anteriores y el objetivo del estudio es describir su carácter excepcional.
El objetivo es documentar el objeto de forma tan completa como sea posible, y no sólo aquellos temas que fueron documentados en estudios anteriores.
búsqueda fenomenológica de una comprensión profunda y desconfianza en las anteriores descripciones y explicaciones.

Describir el carácter excepcional del objeto era en otro tiempo un objetivo habitual de los estudios de caso. Los  más tempranos informes publicados de investigaciones describían obras de arte en la antigua Grecia. Pronto también aparecieron monografías sobre gente eminente escritas por Plutarco y Suetonio. Realmente las primeras monografías de artistas fueron las Vite de' piu eccellenti architetti, pittori e scultori escritas por Vasari (1568) y la autobiografía de Cellini (1569).
Los primeros autores de monografías deseaban describir los rasgos singulares, dramáticos o divertidos de los objetos, y lo mismo es cierto en muchos de sus sucesores modernos. Hoy en día, las organizaciones industriales o administrativas a veces encargan en ocasiones monografías sobre ellas mismas, con el fin implícito de aparecer a una luz favorable en el libro. Por ello, es esencial la
crítica de fuentes, cuando tales obras se usan por otros investigadores.
Documentar es algo necesario si el objeto está en peligro de desaparición. Tal cosa, por supuesto, ocurre con frecuencia a artefactos así como a sus creadores. El objetivo de documentar es reunir tantos hechos como sea posible, y por esta razón esta actividad se trata bajo el epígrafe Reunir datos.
El análisis fenomenológico  significa abordar el objeto de estudio, el fenómeno, como una experiencia concreta del hombre, tan libres como se pueda de presuposiciones conceptuales. El objetivo de la investigación fenomenológica es adquirir una comprensión de las estructuras esenciales de estos fenómenos sobre la base de ejemplos mentales proporcionados por la experiencia o la imaginación y por una variación sistemática de estos ejemplos en la imaginación. Esta técnica de recogida de información es descrita en otro lugar, entre otros métodos para Registrar atributos cualitativos de Objetos.
Zu den Sachen selbst (A las cosas mismas) fue la divisa de Edmund Husserl, el más eminente autor sobre el método fenomenológico durante los años 1906-1936. El método básico del análisis fenomenológico es la reducción. Primero, la existencia del objeto de estudio ha de ser "puesta entre paréntesis", no porque el filósofo deba dudar de ella, sino porque las condiciones en torno al objeto de estudio están sujetas a varias coincidencias que pueden oscurecer su esencia real.
El segundo paso es la reducción eidética. El fin es encontrar la esencia universal e inmutable o estructura del objeto. Un método adecuado es imaginar variaciones del objeto de estudio y centrar nuestra atención en lo que permanece sin cambios en estas variaciones.
El tercer y último paso debe ser la reducción transcendental, a través de la cual el investigador vuelve a su ego transcendental como la base para la fundación y constitución (o formación) de todo significado (alemán Sinn). Entonces comprende cómo el significado está basado en significados, como los estratos en un proceso de sedimentación. Esta tercera fase del método era, sin embargo, algo que quedaba bastante oscuro en los escritos de Husserl, aunque él intentase clarificarla hasta el final de su vida. Su interpretación llevaría más tarde a una división del movimiento fenomenológico. (Resumido de la Encyclopaedia Britannica.)
Los fenomenologistas creen que su método da una más profunda información sobre el mundo empírico de la que puedan ofrecer los métodos empíricos usuales. Heidegger dio una explicación existencialista para esto diciendo que una comprensión fenomenológica viene de la existencia (das Sein) común al investigador y lo investigado:
"Comprender es lo mismo que el ser existencial relacionado con el propio ser y capacidad de un ser humano, y tiene lugar en tal modo que este ser refleja el sentido de su propia existencia a su vez en sí mismo (del libro Sein und Zeit, 1972, 78)... "Cuando nuestra comprensión se desarrolla, la llamamos interpretación. En la interpretación no adquirimos conocimiento sobre lo que entendemos; en lugar de ello, interpretar consiste en ser consciente de las potencialidadess proyectadas por la comprensión" (ibid., 82, 32).
En lenguaje llano, una de las implicaciones de estas líneas podría ser que todos encuentran lo más fácil entender los productos de su propia cultura, y la interpretación parte desde el investigador más que desde los datos.
Se ha incluido una explicación detenida del método fenomenológico porque muchos investigadores hoy afirman usarlo. Es, de hecho, un método muy apropiado para el investigador: "Cuando la misma persona hace las preguntas y da las respuestas, no queda nada cuestionable." Sin embargo, en la práctica, el pretendido "método fenomenológico" con frecuencia simplemente indica que el escritor ha hecho un esfuerzo especial para mediar en los atributos simbólicos y asociativos del objeto de estudio.
Direcciones en el WWW sobre fenomenología:

2. Estudio de caso basado en teoría previa. Hoy en día, todos los temas del mundo han sido ya estudiados por uno o más campos especiales de la investigación. Toda pregunta concebible u objeto de estudio de caso pueden ahora en consecuencia haber sido investigados a la luz de teoría previa.
Las obras de arte, por ejemplo, pueden ser estudiadas sobre la base del análisis estructural, el análisis de contenido o la semiología. (Véanse ejemplos de los distintos enfoques de la estética.)
El estudio de los artistas puede obviamente estar basado en cualquiera de las muchas teorías que interpretan el comportamiento humano como resultado de circunstancias sociales y culturales. El francés Charles Sainte-Beuve (1804 - 1869) e Hippolyte Taine (1828 - 1893) fueron pioneros del estudio sociológico del arte.
Wilhelm Scherer fue el primero en presentar un modelo general para las biografías de artistas. El modelo explica el carácter especial de cada artistas por tres factores, que eran,

das Ererbte (los elementos heredados)
das Erlebte (las experiencias) y
das Erlernte (lo que el artista ha aprendido).

Sobre esta base, el enfoque psicológico ganó gran popularidad en el estudio del arte y los artistas, especialmente tras la obra de Sigmund Freud.
Salvo las más superficiales, todas las monografías estudian el objeto sucesivamente desde varios puntos de vista, cada undo de los cuales está basado en una teoría existente hecha por investigadores anteriores (véase la figura de la derecha). Cada punto de vista añade algo al cuadro general. Muchas veces, cuanto más conflictivas son las presiones en varias direcciones, más interesante puede llegar a ser la monografía.
Estudio comparativo
El método comparativo significa que estudiamos ejemplares que pertenecen al mismo grupo pero que difieren en algunos aspectos.
En un nivel elemental, la comparación puede ser útil cuando el investigador no está interesado en diferencias sino en un caso singular. Si el objeto que interesa pertenece al entorno cultural normal del investigador, no siempre son fáciles de percibir sus características especiales. El caso puede aparece demasiado obvio y no problemático. "Un pez  no puede notar que vive en el agua." Un método para revelar la naturaleza específica de un objeto demasiado-bien-conocido es compararlo con otros casos o ejemplares.
 Un ejemplo del empleo arriba mencionado de la comparación puede encontrarse en el estudio Products as Representations, (Productos como representaciones) de Susann Vihma. La autora examinó metáforas de equipos domésticos. Entre sus objetos de estudio estaban doce planchas de vapor, cinco de las cuales se representan en la foto de arriba. Descubrió que cuando se estudiaba cada ejemplar aisladamente no era fácil captar su mensaje simbólico; esto se volvía más fácil cuando el objeto se estudiaba junto con otros objetos similares o cuando dos objetos podían ser comparados entre sí.
El método comparativo suele ser popular en un cierto estadio de la evolución de un campo de investigación, cuando los científicos intentan salir del nivel inicial de los estudios exploratorios de caso a uno nivel más avanzado de estructuras teóricas generales o leyes. En estos estudios, las diferencias entre varios casos singulares pueden revelar interesantes estructuras,
invariancias, que son válidas en un grupo más amplio de casos u objetos, o tal vez incluso de forma universal.
Si deseamos obtener resultados que sean válidos en un cierto grupo, debemos definir éste como una población de objetos, de casos, y a partir de ese momento debemos considerar qué tamaño ha de tener la muestra de esta población que tenemos que estudiar. Muchas veces una muestra de solamente dos ejemplares o casos no es bastante para eliminar perturbaciones y variaciones indeseadas; en ese caso tendríamos que comparar varios pares, o clases de casos o ejemplares. En otras palabras, el diseño de nuestra investigación se convierte en una forma de clasificación.
Con frecuencia el material que ha de ser comparado se registra a partir de los casos o ejemplares existentes en el "campo". La otra alternativa es montar un experimento en el laboratorio. El trabajo de campos suele significar una buena validez pero muchas veces una inferior fiabilidad de los resultados: hay mucha variación aleatoria y perturbaciones que obstruyen el estudio de solamente aquellas diferencias en que el investigador está interesado.
Clasificación
Cuando va a ser estudiado un gran número de objetos, puede ser útil estructurar la agrupación material de los objetos en clases. La base de la agrupación es proporcionada normalmente por el punto de partida teórico, y suele ser uno de los atributos importantes de los objetos. Todos los miembros en una clase tienen este atributo nombrado, o lo tienen en mayor grado que otros objetos.
La clasificación de acuerdo con solo un atributo es raras veces muy gratificante. Bien distinta es la situación cuando tenemos dos o más propiedades que nos interesan de los objetos o casos: entonces podemos construir una tabulación cruzada que es muy una herramienta muy efectiva si queremos revelar una asociación entre estos factores.

 
La familia posee 
una aspiradora 
de la marca ZIP
La familia posee 
una aspiradora 
pero no es una ZIP
La familia no posee 
una aspiradora
La próxima aspiradora 
de la familia será quizás una ZIP
31 respuestas
20 respuestas
1 respuesta
La próxima aspiradora 
de la familia no será una ZIP
3 respuestas
36 respuestas
0 respuestas
La pregunta no es pertinente 
o no hay respuesta
6 respuestas
30 respuestas
1 respuesta

El ejemplo ficticio de la derecha ilustra una tabulación cruzada, y una fuerte asociación, de dos atributos de los respondientes: la marca de su aspiradora y su intención de mantenerse fieles a la vieja marca. De esta fuerte asociación puede ser hecho uso por ejemplo cuando se planifican futuras campañas de ventas. (La fuerza de una asociación estadística puede ser medida con una prueba chi.)
Qué atributo es "interesante", es algo que será definido por el problema inicial del estudio y por el modelo teórico que se usa como punto de partida. Más adelante se explican algunos principios habituales de clasificación.
Las categorías autóctonas son nombres de grupos tradicionalmente usados, por ejemplo: americanos, Los impresionistas. 
Las clasificaciones basadas en propiedades tienen su origen en el modelo teórico que el investigador tiene como punto de partida. Estas clasificaciones no son, de este modo, factibles en la investigación exploratoria. Si es posible medir este atributo interesante, el análisis se convierte en cuantitativo y eso se trata bajo el epígrafe Tabulación.
Las clasificaciones basadas en atributos cualitativos son comunes en la sociología. Los miembros de una sociedad se disponen sobre la base de la profesión, educación, renta, atributos demográficos, etc. Las familias son muchas veces clasificadas de acuerdo con la "fase" de la familia:
 

Comienzo de la fase
Fase de Familia
Matrimonio, etc.
Establecimiento de la familia
Nacimiento del primer hijo
Crecimiento de la familia
Nacimiento del último hijo
Periodo estático
El primer hijo deja el hogar
Contracción de la familia
El último hijo deja el hogar
Fase postparental 
El primer progenitor fallece
Desintegración de la familia
El segundo progenitor fallece
-

Los ejemplos de clasificaciones interesantes comercialmente son las segmentaciones de potenciales clientes.
Toda clasificación trabaja mejor cuando los límites entre las categorías son tajantes y hay pocos casos intermedios. Podemos siempre añadir una categoría llamada "otros", pero eso complica el análisis.
Una clasificación meticulosa fue hecha por Rostislav Holthoer, en New Kingdom Pharaonic Sites [Los yacimientos faraónicos del Imperio Nuevo] (1977, 56). Clasificó más de 3000 ejemplares de cerámica antigua de acuerdo con su ornamentación. Definió las clases a través de las pinturas y también verbalmente:
  1. Línea
  2. Línea ondulada
  3. Línea punteada
  4. Líneas cruzadas
  5. Fila de rectángulos
  6. Fila de triángulos
Además, Holthoer hizo otra clasificación sobre la base de las líneas que el artista de la antigüedad había dibujado sobre los motivos:
  1. Sin línea
  2. Líneas a ambos lados de los motivos
  3. Línea a lo largo del motivo
  4. Líneas a través y a ambos lados
Considerando la variación en los 3000 recipientes de Holthoer, su clasificación era admirablemente explícita y el número de ejemplares no acorde con alguna de estas clases era mínimo. Los artefactos modernos y las obras de arte pueden resultar más difíciles de clasificar.
La tipología es un método de clasificación donde cada clase es formada en torno a un  ejemplar "típico" o "puro" predefinido. Cada objeto de estudio es comparado entonces a este conjunto de ejemplares, y asignado a la clase más acorde con el ejemplar. La debilidad de este método es que muchas veces es imposible medir la adecuación de la concordancia con la clase; con lo que la clasificación final de los objetos resulta más bien subjetiva. El riesgo es pequeño si el número de casos intermedios es pequeño, como tal vez sea el caso de los nudos de alfombra. Sólo hay un número limitado de nudos, y cada nudo es inequívocamente discernible de los otros, como se puede ver en la ilustración hecha por Geijer en el libro A History of Textile Art. En lo que respecta a la mayor parte de los demás artefactos, hay un número ilimitado de variaciones y por tanto de posibles clasificaciones o tipologías.
La subjetividad del método tipológico se intensifica cuando una misma persona, es decir, el investigador, es quien define los tipos-clases y coloca los objetos en ellos. Se vuelve entonces muy fácil para él el demostrar la validez de su tipología favorita. Esto es -¡ay!- bastante común en investigadores que sencillamente desprecian (como "no típicos") todos los objetos o casos que no son acordes con la clasificación prefabricada, en lugar de corregir la misma clasificación caduca. La corrección obvia, por supuesto, es que la clasificación final debiera ser hecha por otra persona neutral.
Clasificaciones difusas. Si el investigador no puede definir ningún atributo único que determine la clase, puede, en lugar de ello, intentar clasificar los objetos sobre la base de una semejanza de familia. Esto significa que no hay ningún rasgo único que deba ser común a todos los miembros de una clase; en lugar de ello, hay una lista de rasgos potenciales. Cada miembro de la clase tiene la mayor parte de ellos, pero no necesariamente todos ellos.
Un ejemplo de clasificación difusa es la manera en que se disponen habitualmente las historias del arte, el estilo. Indica en una obra de arte, el agregado de todas las características personales del artista. Un estilo es, en cierto grado, común a todos los artistas pertenecientes a una "escuela" de artistas. De este modo un estilo puede incluir miles de obras y habrá probablemente muchas que quedarán cerca de las fronteras de la clase o puedan ser colocadas en cualquiera de ambos lados de la frontera. Esto conlleva otra vez los riesgos de la subjetividad.
Los problemas de las clasificaciones estilísticas se tratan en:

Semper: Der Stil (1860),
Riegl: Stilfragen (1893),
Wölfflin: Kunstgeschichtliche Grundbegriffe (1915),
Walker: Design history and the history of design (1989).

Las clasificaciones sobre la base de mediciones se tratan en el capítulo Investigación cuantitativa.
La frecuencia de una clase es una variable aritmética. De este modo se abre un camino para transformar descripciones cualitativas en variables cuantitativas que en ese momento pueden ser analizadas con todos los métodos estadísticos (si eso es lo que el investigador quiere).
Estudio histórico
Cuando definimos nuestro ángulo de visión sobre nuestro objeto de estudio, tenemos que considerar la dimensión del tiempo. A este respecto tenemos las siguiente opciones,

La investigación transeccional o sincrónica es una buena elección si nuestro objeto es relativamente estático, o si deliberadamente deseamos hacer una "imagen congelada" de una situación inestable; un ejemplo de esto es el censo nacional anual. Sin embargo, si deseamos estudiar relaciones causales, la "imagen congelada" es un vehículo pobre; véase el ejemplo de arriba donde la intención es descubrir porqué fue elegido cierto diseño para la tetera.
El estudio longitudinal o diacrónico es una herramienta efectiva para revelar influencias y relaciones causales, tanto físicas como psicológicas. Por este método Penny Sparke fue capaz de explicar la evolución de las aplicaciones eléctricas domésticas sobre la base de la evolución de las convenciones de la vida doméstica y de la industria (véase el diagrama de la izquierda. El inconveniente es que necesitamos reunir muchos más datos que en el método de la "imagen congelada". La variación en el lapso período de tiempo de la investigación es grande: algunos procesos físicos pueden durar menos de un segundo, mientras que un estudio de seguimiento de las historias personales de individuos puede que requiera estudiar a las mismas personas durante décadas.

En el estudio diacrónico de artefactos hay dos líneas principales que también es posible combinar (para una explicación más profunda, véase Walker, Design history and the history of design, 1989).
  1. Los estudios de historias de artefactos (que Walker llama "Historias de Diseño") tratan la evolución de un cierto tipo de productos o artefactos. Por ejemplo, en los libros llamados "Historia de la Arquitectura" encontraremos descripciones de edificios famosos antiguos y recientes. De manera similar, Raymond Loewy da cuenta en el libro Industrial Design de una larga serie de sus dibujos y explica algunas características de la progresión gradual de su apariencia. En la página 74 se encuentra una ilustración muchas veces citada, "Evolution Chart of Design" parte de la cual vemos a la derecha. Loewy no da una explicación general o "ley natural" de esta evolución.
    Las historias de diseño están centradas en los artefactos, su apariencia y forma. El estilo y periodo estilístico son estructuras teóricas capitales. Las fases en el desarrollo de un estilo de diseño se definen convencionalmente como crecimiento, madurez o florecimiento y declive o decadencia. En relación con los periodos estilísticos, los artistas individuales se suelen describir o bien como vanguardia o creadores originales de novedades, o como seguidores que adaptan y refinan las ideas creadas por la vanguardia.
  2. Las historias de diseño y manufactura (por Walker, "Design Histories"), por ejemplo la "historia de la construcción" no son algo opuesto al tipo precedente, sino que profundizan más e intentan encontrar las razones y explicaciones para la evolución de los artefactos. Los artefactos se ven sólo como ilustraciones, y el objeto principal de estudio es la actividad del diseño como un proceso social, económico y ecológico. Los factores explicativos son, por ejemplo, cambios en la demografía de la sociedad, en las condiciones de la industria o de la economía; por otra parte las consecuencias de invenciones, educación, cambios políticos, guerras y la adquisición o pérdida de colonias. En el estudio del arte se puede encontrar un paradigma comparable en la sociología del arte. Los modelos comunes de investigación también incluyen los procesos de producción industrial a partir de materias primas hacia el mercado y el uso, desgaste, reparación, desechado y reciclado de productos.
Hoy, las dos vistas que se han presentado de la investigación son combinadas con bastante frecuencia. Un ejemplo es el estudio de Ulla-Kirsti Junttila de los elementos de iluminación y otros equipamientos urbanos (UIAH, 1986). Junttila describe secuencias de artefactos tal y como los descubre el estudio empírico, como el de la derecha; y por otro lado explica las razones de esta evolución:

las  regulaciones administrativas,
la estructura organizativa de las obras e instalaciones en calles: que organismos públicos están implicados y el grado de familiaridad de su cooperación,
la competencia del personal a cargo de las obras e instalaciones en calles,
las actitudes de funcionarios, de concejales y de los ciudadanos.

El "Zeitgeist" (el "espíritu de la época") no debiera darse como un factor influyente. El Zeitgeist es una etiqueta útil para todos los rasgos simultáneaos de la cultura y de las distintas artes de una época, pero si acabamos diciendo que es también la razón para estos rasgos, habremos cometido el error del razonamiento recíproco.
Una vez que el investigador ha descubierto las estructuras inherentes de una evolución histórica, esto puede también puede ser usado para predecir desarrollos futuros del objeto de estudio. Los métodos disponibles son:

Las secuencias del tipo de la historia de artefactos pueden prolongarse al futuro por extrapolación,
Las invariancias encontradas en la modalidad de investigación de historia de diseño y manufactura pueden ser usadas para predecir sobre la base de un modelo causal.

Por otro lado, una vez que se han clarificado las razones de una evolución pasada, éstas pueden ser usadas también para cambiar la dirección de futuros progresos. Véase Análisis cualitativo normativo, Desarrollar un producto, y Desarrollar una actividad.
Análisis cualitativo normativo
Antes muchos investigadores querían hacer una distinción tajante entre investigación descriptiva y normativa. La primera era vista como "objetiva" y "universalmente cierta", mientras que la segunda era "subjetiva" e influenciada por valores personales, que son variables. Hoy la opinión general es que ningún investigador puede eliminar totalmente sus valores y por tanto no hay una división absoluta entre las dos formas de investigación.
Por otra parte, se están haciendo muchas investigaciones que son explícitamente normativas. Tal es el caso cuando el estudio se pretende que aporte una base para el desarrollo de nuevos productos industriales. En este tipo de estudio el objeto muchas veces es un producto anterior del mismo tipo y el objetivo es descubrir:

sus fallos o debilidades potenciales,
si podría ser mejor y en qué aspectos,
las maneras en que estas mejoras se podrían obtener.

Son atributos o propiedades cualitativos típicos del producto que se estudia de este modo:

usabilidad, funcionalidad, efecto, capacidad
durabilidad y mantenimiento fácil
belleza o apariencia agradable
significación simbólica, mensaje, indicación de estatus o prestigio.

Herramientas para el análisis cualitativo
Dándose el hecho de que la vida humana es infinitamente variada, es comprensible que la lógica que gobierna la investigación que se hace para entenderla también tome muchas formas. Hay frecuentemente más lógica en el informe de investigación que en el plan de investigación, dejado atrás en los pasos que realmente se han dado en el proyecto. Esto no puede ser evitado en estudios enfocados a entender el comportamiento y la cultura humanos: ya que el objeto no es muy bien entendido en el comienzo, tampoco es posible, por adelantado, encontrar las formas efectivas de estudiarlo.
La lógica y el proceso de la investigación cualitativa es raramente tan llana como la del estilo cuantitativo de investigación. Mientras que ambos tipos comprenden una búsqueda de información, rara vez ocurre que no se conozca casi nada sobre el asunto en el momento de comienzo del proyecto. Tenemos entonces que comenzar con una impresión más bien vaga de lo que tenemos que estudiar
A veces podemos comenzar simplemente un único ejemplar o caso que ilustra el problema que nos interesa y entonces tal vez continuar estudiando el mismo objeto, o un grupo progresivamente creciente de objetos hasta que llega a ser evidente que no se puede profundizar más en el problema. Una indicación de este estado de "saturación" del estudio es que el análisis de nuevos elementos o casos ya no revela conocimientos interesantes.
El análisis de un campo empírico cualitativo puede ser una tarea bastante exigente. Los informes pueden incluir cientos o miles de páginas manuscritas, de las que tenemos que arrancar las pocas páginas de hallazgos significativos. La tarea se hará mucho más fácil tan pronto como podamos especificar la invariancia que estamos persiguiendo. Tras esa decisión, podemos omitir todo el material que ya no sea pertinente y comprimir la información pertinente. La compactación se suele hacer con la ayuda de la codificación de los elementos frecuentes y típicos, que consiste en asignarles nombres cortos, letras o símbolos.
Para facilitar el análisis de los datos, debiéramos almacenarlos bien ordenados. Las herramientas tradicionales para esta tarea eran las fichas de cartulina y las carpetas, pero hoy lo más probable es que prefiramos un ordenador.
Antes de empezar a alimentar a la máquina con datos, el investigador debe considerar qué tipo de programa informático le va a resultar en el futuro más efectivo cuando haya de someter el material a operaciones analíticas. La elección debe ser hecha dependiendo del carácter de nuestros datos.

el texto se presenta y maneja fácilmente con programas de tratamiento de textos, como Word o WordPerfect.
los materiales combinados que incluyen imágenes a veces se gestionan mejor con programas de bases de datos como DBase y Paradox. Por otro lado, algunos programas de tratamiento de textos son capaces de manejar varios tipos de material. El almacenado de imágenes, imágenes en movimiento y grabaciones de voz sigue siendo algo complicado y con sus riesgos.
las tablas se manejan mejor con programas de hoja de cálculo, como Excel o QuattroPro. Son ideales para datos numéricos, pero pueden manejar también textos cortos.

Junto a los programas de funciones más generales que acabamos de mencionar, hay programas especiales para análisis cualitativo. Una recopilación de ellos puede encontrarse en Computer Assisted Qualitative Data Analysis Software. Un programa bastante extendido es, por ejemplo, Atlas.ti, desarrollado originalmente en la Universidad Técnica de Berlín. Se pretende que facilite muchas de las actividades que implica el análisis y la interpretación de datos textuales, gráficos y sonoros, particularmente seleccionando, codificando, anotando y comparando segmentos relevantes. También ayuda a presentar los resultados en forma de modelos lógicos, como árboles o tablas.
Documentos en el WWW que tratan de forma general los métodos de análisis cualitativo:

QualPage! Recursos para investigadores cualitativos
Concept Maps as Hypermedia Components, por Brian R. Gaines y Mildred L. G. Shaw, Knowledge Science Institute, University of Calgary.

Una vez terminado el análisis y el material organizado en las estructuras cualitativas deseadas, debemos proceder al siguiente paso: evaluar los resultados, su factualidad y tal vez su utilidad.
Sobre lo referido a informar de los resultados de un estudio, se ofrece en este documento una página aparte.

 
Silvia Sosa Cabrera 
 
2.2. EL ESTUDIO DE CASOS COMO ESTRATEGIA DE INVESTIGACIÓN
En la literatura de organización, Yin (1994) es sin duda el autor más citado en la investigación basada en casos, habiéndose convertido en referencia casi obligada para todos los que utilizan esta metodología. Siguiendo a este autor, el estudio de casos es una investigación empírica que estudia un fenómeno contemporáneo dentro de su contexto real, en la que los límites entre el fenómeno y el contexto no son claramente visibles, y en la que se utilizan distintas fuentes de evidencia. Por ello, el estudio de casos es una metodología de investigación ampliamente utilizada en el análisis de las organizaciones por las distintas disciplinas científicas (Hartley, 1994), incluso aunque muchos académicos consideran que los casos nos alejan de la manera “normal” en que se debe hacer ciencia, ya que ésta se tiende a identificar con los análisis estadísticos y las grandes muestras (Bonache Pérez, 1999). La larga presencia e influencia del estudio de casos en la literatura de la organización se refleja en algunos de los trabajos empíricos más citados en los textos y manuales, entre los que destacan los de Mayo (1946), Lawrence y Lorsch (1967), Mintzberg (1979) y Hamel y Prahalad (1995). Así, podemos remontarnos a las consideraciones que Mintzberg (1979) hacía respecto a la investigación científica, abogando más por un planteamiento inductivo que deductivo. De hecho, se trata, primeramente, de realizar un trabajo detectivesco en la búsqueda de patrones y de consistencias para, en un segundo paso, ser capaz de describir algo nuevo más allá de lo esperado (Mintzberg, 1990). La idea básica es que “[…] la investigación empírica avanza sólo cuando va acompañada del pensamiento lógico y no cuando es tratada como un esfuerzo mecánico” (Yin, 1994: xv).
No obstante, los estudios de casos se han considerado, tradicionalmente, como un método de investigación débil y carente de precisión, objetividad y rigor, aunque parece que existe un punto de inflexión en esta concepción, de forma que cada vez más se considera como una valiosa herramienta de investigación (Gummesson, 2000; Yin, 1994; Bonache Pérez, 1999). Dedicaremos las siguientes líneas a destacar las causas que han sustentado este cambio fundamental de tendencia.
Así, en primer lugar, debemos enfatizar la creciente complejidad de los fenómenos organizativos, lo que requiere de una investigación de carácter exploratorio y comprensivo más que de búsqueda de explicaciones causales, y para ello los estudios de casos pueden ser el método de investigación más apropiado. En este sentido, Mintzberg (1990:109) sostiene que “No importa cuál sea el estado del campo, si es nuevo o maduro, toda investigación interesante explora. De hecho, parece que cuanto más profundamente investigamos en este campo de las organizaciones, más complejas descubrimos que son, y más necesitamos recurrir a metodologías de investigación de las denominadas exploratorias en oposición a las consideradas «rigurosas»”.
En segundo lugar, este cambio de tendencia también se fundamenta en la mayor frecuencia de publicaciones de trabajos que utilizan esta metodología, principalmente en las revistas de mayor difusión y calidad en el área de la Organización de Empresas, lo que indica un mayor nivel de apoyo, legitimidad y credibilidad (Bonache Pérez, 1999).
En tercer lugar, la aplicación del estudio de casos como herramienta de investigación también se ha intensificado por los esfuerzos realizados para disipar las consideraciones erróneas respecto a la misma, que han llevado a que sea considerada como una forma de investigación menos deseable que otras (Yin, 1994). En este sentido, varios son los aspectos que han dado lugar a estas confusiones respecto a los estudios de casos:
 La asociación de esta herramienta de investigación con el< estudio de casos como instrumento pedagógico. La confusión del estudio de casos como herramienta de investigación con el estudio de casos como herramienta de enseñanza ha supuesto, en algunas ocasiones, descuidos y falta de sistematización y rigor por parte de los investigadores. De hecho, cuando el objetivo es la enseñanza, el material que constituye el caso puede ser deliberadamente alterado para ilustrar algún aspecto concreto y fomentar la discusión y el debate, no presentando incluso una relación completa y exacta de los acontecimientos reales. Sin embargo, el objetivo de la utilización de esta estrategia en la investigación es precisamente presentar una relación completa y exacta de la realidad, no pudiendo bajo ningún concepto alterar los datos, por lo que el investigador debe realizar un esfuerzo adicional para presentar fielmente toda la evidencia disponible (Cabrera Suárez, 1998; Bonache Pérez, 1999).
 La pretendida generalización estadística. Uno de los< principales prejuicios asociados a los estudios de casos es que sus conclusiones no son generalizables estadísticamente. Sin embargo, los estudios de casos no representan a una muestra de una población o de un universo concreto, por lo que no pueden ser generalizables estadísticamente, sino a proposiciones teóricas, ya que el objetivo del investigador es ampliar y generalizar teorías -generalización analítica- (Yin, 1994; Bonache Pérez, 1999) y no enumerar frecuencias -generalización estadística-. En este sentido, el propósito de esta herramienta de investigación es comprender la interacción entre las distintas partes de un sistema y de las características importantes del mismo, de manera que este análisis pueda ser aplicado de manera genérica (Hartley, 1994), incluso a partir de un único caso, en cuanto que se logra una comprensión de la estructura, los procesos y las fuerzas impulsoras, más que un establecimiento de correlaciones o relaciones de causa y efecto. Ahora bien, no se puede generalizar acerca de hasta qué punto son comunes -cuánto, con qué frecuencia y cuántos- estos tipos de sistemas y patrones de interacción, ya que para ello es necesario acometer estudios basados en un gran número de observaciones (Gummesson, 2000).
 La dedicación que requiere un estudio de casos. Existe la< concepción de que los estudios de casos llevan demasiado tiempo para realizarse, y tienen como resultado documentos muy largos y difíciles de leer. Sin embargo, la redacción de los casos no tiene que adoptar siempre la forma de largas narraciones, ni este tipo de estudios necesariamente debe llevar un tiempo excesivo, ya que no siempre los datos deberán obtenerse mediante observación directa o métodos etnográficos.
 La sinonimia con la investigación cualitativa. La metodología< del estudio de casos no es sinónimo de investigación cualitativa (Chiva Gómez, 2001), ya que los estudios de casos pueden basarse en cualquier combinación de evidencias cuantitativas y cualitativas, incluso, pueden fundamentarse exclusivamente en evidencias cuantitativas y no tienen que incluir siempre observaciones directas y detalladas como fuente de información. Así pues, el estudio de casos es una metodología amplia que utiliza técnicas tales como la observación, las entrevistas, los cuestionarios, el análisis de documentos, etc. (Eisenhardt, 1989), pudiendo ser los datos tanto cualitativos como cuantitativos. Por lo tanto, un estudio de casos no será definido por las técnicas utilizadas sino por su orientación teórica y el énfasis en la comprensión de procesos dentro de sus contextos (Hartley, 1994). No obstante, sí es cierto que la complejidad de los fenómenos sociales requiere de diferentes planteamientos y métodos específicos para su estudio y es más frecuente que éstos se centren, preferentemente, en sus características cualitativas, sobre todo cuando el propósito es comprender e interpretar los sucesos en su globalidad (Stake, 1995), aunque nada impide que se apliquen técnicas estadísticas u otros métodos cuantitativos (Bonache Pérez, 1999).
De este modo, debemos evitar caer en la consideración tradicional de que los estudios de casos son una forma de investigación que no puede utilizarse para describir o contrastar proposiciones. Es más, debemos defender, por un lado, que los estudios de casos, al igual que otras metodologías, pueden servir para propósitos tanto exploratorios como descriptivos y explicativos (Yin, 1994), y, por otro lado, que pueden contribuir muy positivamente a la construcción, mejora o desarrollo de perspectivas teóricas rigurosas en torno a las organizaciones (Bonache Pérez, 1999). En esta línea, Leonard y McAdam (2001) defienden que las metodologías de investigación que desean desarrollar marcos teóricos más ricos deben estar avaladas por la combinación de los investigadores y de los participantes en los procesos, de tal manera que dicha teoría se derive de modelos inductivos fundamentados en distintas fuentes de datos, la experiencia existente y la realidad práctica de los procesos.
Una vez que hemos puesto de manifiesto algunas consideraciones genéricas sobre el estudio de casos, estamos en disposición de profundizar en esta técnica de investigación, concretando para ello en qué consiste el estudio de casos, y definiendo las tipologías del mismo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En esta página encontrarás contenidos relacionados con la investigación social, haz clip en el tema de tu interés y disfruta de la mejor información.
  Publicidad
Hoy habia 2 visitantes (23 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=LA CIENCIA AL SERVICIO DE LA HUMANIDAD